Pocos profesores me habrán enseñado tanto y tan bien como Sergio Monge, y por otro lado, tampoco habrá muchas asignaturas dentro de la carrera de Publicidad y RR.PP. de la UPV-EHU en las que haya aprendido más que en la de Marketing, precisamente impartida por Sergio. Digamos que me descubrió un mundo del que a día de hoy, sigo enamorado y cada vez me apasiona más. Por eso, además de en este post, en otros futuros, te iré dejando algunos de los trabajos que fui realizando a lo largo de su asignatura que se impartía en segundo.

Un método excelente, para maximizar el aprendizaje y fomentar la participación

Creo que nunca voy a olvidar el método con el que daba Sergio sus clases. Me parecía espléndido y tengo que decir que para mí fue toda una motivación. Consistía en que cada cierto tiempo (normalmente cada dos semanas) dedicaba una de sus horas magistrales para traer a un invitado profesional del mundo del marketing o la comunicación para que nos hablara sobre su empresa y las acciones que realizaban en ellas. Al finalizar la charla, nos planteaban un reto que consistía en resolver un problema en forma de un “plan de marketing” con una extensión de 600-800 palabras.

El primer reto con el que nos encontramos fue el siguiente, que era algo así como “cómo convertir una institución pública, Metro Bilbao, en una marca referente mediante el marketing”. Teniendo en cuenta que era la primera vez que nos tirábamos a la piscina en esto del marketing  y que apenas habíamos escuchado hablar de ello, aquí te dejaré mi respuesta que  en su día ya publiqué en el blog que regentaba por aquel entonces,Pull&Push.

Tengo que decir, que tras leerlo casi dos años después, y teniendo algo más de idea sobre el tema, tampoco me han parecido muy malas ideas solo que le falta fondo, cosa que es perfectamente comprensible teniendo en cuenta que era la primera vez que hacía algo así. Espero que disfrutes de ello.

Cómo convertir una institución pública, Metro Bilbao, en una marca referente mediante el marketing

Antes de empezar a desarrollar las posibles “mejoras” que puedan llevar a “metro bilbao” a ser valorada como una marca referente, son varios los aspectos a tener en cuenta como ¿Quién lo usa?, ¿Qué valoración tienen al respecto? o ¿Qué valores transmite la empresa?

En primer lugar, deberíamos conocer y estudiar el target al que nos dirigiremos, con el fin de poder ajustar lo máximo posible la estrategia que utilizaremos y maximizar los beneficios. Es decir, tendríamos que marcarnos a qué segmento dirigirnos y cómo conseguir su bienestar personal.

La mayoría de los usuarios son gente trabajadora que no dispone de mucho tiempo para acudir a sus respectivos puestos de trabajo. Por eso mismo toman el metro, porque les resulta una manera cómoda, rápida y sencilla de acercarse a su puesto de trabajo sin depender del tráfico. No olvidemos que también existe un perfil de trabajador que no depende tanto del tiempo y simplemente usa este medio para desplazarse. Sin prisas y sin nervios.

(Ej.) Lo que se propone para Metro Bilbao es que creé una especie de cafeterías dentro de sus estaciones, con posibilidad de poder comprar un café para llevar (tipo Starbucks, para la gente con más prisa) o la de habilitar una zona de descanso/encuentro, con periódicos internacionales, mesas etc. con el fin de que el empresario que no tenga prisa, pueda informase del día a día mientras se toma un café o tiene una charla con un cliente. De esta manera, se estima que los clientes podrían reducir el tiempo que emplean desayunando gracias a la posibilidad de adquirir “el café para llevar” y tomárselo en el tren.

No todos los usuarios del metro es gente trabajadora sino que también existe un grupo más reducido que es el de los turistas. Por lo general los turistas tienden a coger el metro para poder ir a visitar los diferentes rincones de la ciudad, pero en este caso la prisa no será un factor excesivamente preocupante.

(Ej.) Para poder dirigirse a este grupo de turistas, se propone que metro bilbao realice una especie de co-branding con otras empresas del sector turístico con el fin de ofrecer paquetes turísticos a gusto de los consumidores. Una posibilidad sería el paquete gastronómico. Ofrecer una ruta establecida por los bares más típicos de las diferentes zonas de Bilbao, con posibilidad de alojamiento y/o un servicio de viajes ilimitados de metro, todo a cambio de un módico precio establecido por las empresas aliadas. Otra opción sería el paquete cultural, más o menos con las mismas características pero centrados en los museos, teatros, conciertos,…

Otro de los factores a tener en cuenta es el de la valoración que tienen los usuarios respecto a la “empresa”, cosa que en este caso es de elogiar: metro bilbao goza de una gran reputación ya que fue galardonada como la mejor empresa de transporte urbano del estado. Esto facilitará que a la hora de lanzar nuevos productos/servicios el índice de éxito sea mayor por lo que supone un incentivo más para animarse a ampliar su línea de productos/servicios.

También deberíamos tener en cuenta que metro bilbao es una empresa que va evolucionando constantemente en cuanto a las características de su red, el número de estaciones o las vías de acceso e incluso que durante los últimos años ha ido reduciendo los tiempos medios entre estaciones con el fin de garantizar una mayor satisfacción al cliente.

Dicho esto, el objetivo principal que nos marcaremos será que todos los clientes reconozcan a metro bilbao como una marca fuerte y de éxito, y que mejor para ello que involucrar a la ciudadanía para mejorar las prestaciones del metro.

(Ej.) Impulsar la participación ciudadana a través de las redes sociales o Internet. Entre los ciudadanos, por mayoría de votación, podrán escoger un horario y línea de metro adicionales. Por ejemplo, un metro en Moyua para cada dirección un jueves a las 4:30 de la mañana, que es cuando la mayoría de locales donde se celebran fiestas universitarias cierran sus puertas. Es decir, asociar al metro con un beneficio deseable de los usuarios.

Por último, aprovechando que metro bilbao forma parte de la identidad de la ciudad de Bilbao y que la mayoría de los turistas y propios ciudadanos pasan a diario por sus instalaciones, se podría aprovechar esos puntos calientes para abrir tiendas de regalos y suvenires de cara a navidades o verano.

(Ej.) Comercializar con maquetas a menor escala del metro de bilbao, vender recordatorios relacionados con los diferentes puntos de interés de la ciudad, y por qué no, sacar una línea propia de moda para un sector más urbano y gracias a la participación ciudadana.

…Quién sabe, a lo mejor algún día vemos una camiseta con el lema de “I love metro bilbao”.

Eso es todo, ¿qué te ha parecido?