Hace un par de días os comenté que gracias a Arteverse, tanto mis compañeros como yo mismo, vamos a irnos este mes de agosto a la India. También os dije que os mostraría más o menos el proceso que hemos seguido para conseguirlo, pero como tampoco quiero hacer una publicación demasiado larga – porque hay mucho para contar –, me centraré en contaros cómo hemos ido desarrollando los diferentes proyectos que hemos llevado a cabo este año. Hoy, es el turno de Arte con Valor. Una iniciativa social que realizamos con el fin de dar un reconocimiento a los niños con discapacidad intelectual y obtener un beneficio de ello que se destinó a la asociación que se prestó a colaborar con nosotros. Atzegi.

Niños, navidad y postales. Una mezcla que sólo podía salir bien

Allá por los meses de diciembre fue cuando comenzamos a ver que podía ser el proyecto del año. Parecía que todo empezaba a despegar y que la iniciativa iba a ser todo un éxito. Conseguimos apariciones en los telediarios de la televisión vasca [ver vídeo de arriba], apariciones en los periódicos más leídos de la provincia, en radios… Tanto los niños, como sus padres o la propia asociación con la que colaboramos, Atzegi, incluso antes de empezar con la venta de las postales, catalogaban a la iniciativa como rotundo éxito. Todo esto con un coste de 0€ (en realidad algún gasto de transporte y eso sí que hubo).

Para poder llegar a este punto, fue mucho el trabajo que se tuvo que realizar. Teníamos una idea bien clara: queríamos desarrollar la creatividad y la expresión artística de los niños con discapacidad intelectual y a su vez obtener un reconocimiento social para el talento artístico de este colectivo. Realizamos 3 talleres (ver vídeo) de pintura con varios niños y niñas de entre 6 y 16 años que crearon muchos dibujos mediante distintas técnicas artísticas. A partir de estos dibujos, diseñamos postales de felicitación navideñas para que todas las personas pudieran compartirlas con sus seres queridos esa Navidad.

Lo más complicado no fue conseguir una asociación que estuviera dispuesta a colaborar con nosotros. Tampoco realizar los talleres de pintura con los niños o maquetar las postales, no. El verdadero trabajo de este proyecto estuvo en la captación de distribuidores para las postales y en conseguir contactos en medios de comunicación para mandarles comunicados de prensa y conseguir menciones en ellos. Parece fácil ¿verdad?

Comprobamos la profundidad del río con ambos pies

El problema era que nunca – y cuando digo nunca, es nunca –  habíamos realizado un proyecto de tal magnitud. No teníamos experiencia, ni probablemente el conocimiento suficiente, pero como ante todo tenemos huevos – que por algo somos del País Vasco, joder – nos tiramos de cabeza al río. El resultado obtenido, todo un éxito. Siempre hay cosas que se pueden mejorar, pero bajo mi punto de vista el balance fue más que positivo, porque aunque la venta de postales no se realizara también como esperábamos, nuestro objetivo principal que era dar un reconocimiento social al talento artístico de este colectivo, lo conseguimos. ¡¡Ole!!

Nos hicieron un artículo a página completa un domingo y en El Diario Vasco, nos entrevistaron para Radio Euskadi, aparecimos en el teleberri de ETB1 y en las noticias deETB2, y como ya he dicho antes, sin invertir un mísero duro en comunicación o publicidad. Lo único en lo que invertimos fue en esfuerzo, dedicación y motivación. Los tres pilares básicos para que cualquier proyecto que tengas en mente pueda salir.

Si te interesa adquirir alguna de esas postales, te recuerdo que aún estás a tiempo. Ya sea como recuerdo – son una edición limitada – o por adelantarte a estas navidades –  más vale prevenir que curar -, puedes ponerte en contacto conmigo que te proporcionaré tantas como quieras hasta que se agoten.

Las preguntas del millón

¿Crees que arriesgamos demasiado en intentar ser tan ambiciosos con el primer proyecto que realizamos en Arteverse? ¿Tú también te atreverías a comprobar la profundidad del rio con ambos pies?

Son preguntas que solo tú puedes responder…